El 9 de junio es el Día Internacional de los Archivos y por eso, estos días, el Consejo Internacional de Archivos (ICA) celebra la Semana Internacional de los Archivos 2021 #IAW2021, para dar a conocer la importancia de los archivos a todos los actores de la sociedad, la necesidad de protegerlos y facilitar su acceso y los beneficios de contar con un registro documental eficaz, como evidencia única y de valor incalculable de eventos pasados.

La naturaleza e importancia de los archivos quedó reconocida para la historia en la Declaración Universal sobre los Archivos, aprobada en la Asamblea General del Consejo Internacional de Archivos, (Oslo, septiembre de 2010): «Los archivos custodian decisiones, actuaciones y memoria. Los archivos conservan un patrimonio único e irremplazable que se transmite de generación en generación. Los documentos son gestionados en los archivos desde su origen para preservar su valor y su significado. Los documentos son fuentes fiables de información que garantizan la seguridad y la transparencia de las actuaciones administrativas. Juegan un papel esencial en el desarrollo de la sociedad contribuyendo a la constitución y salvaguarda de la memoria individual y colectiva. El libre acceso a los archivos enriquece nuestro conocimiento de la sociedad, promueve la democracia, protege los derechos de los ciudadanos y mejora la calidad de vida». 

Corría 2004 cuando, durante el Congreso Internacional de Archivos en Viena, en el que participaron más de 2.000 personas, se resolvió pedir a las Naciones Unidas crear un Día Internacional de los Archivos. Durante la Asamblea General de 2007, el Consejo Internacional de Archivos hizo oficial que, en adelante, el 9 de junio de cada año sería el día elegido para homenajear a archivos y archiveros.

Emponderar los Archivos

 

La presente edición de #IAW2021 gira alrededor de #EmpoderarLosArchivos, poniendo énfasis en tres ejes principales sobre los que el debate está abierto a través de los seminarios web de IAW2021, agendados entre el 7 y el 11 de junio.

  • Rendición de cuentas y transparencia.
  • Colaboración y trabajo en red.
  • Diversidad e inclusión.

 

Desafíos actuales del sector

Archivos y archiveros tienen ante sí unos objetivos ambiciosos si quieren responder a las demandas crecientes de la sociedad, del sistema y de la propia digitalización:

  1. La accesibilidad pasa por la digitalización, que permitirá un acceso universal y democrático a la información y patrimonio cultural social.
  2. La Ley de Procedimiento Administrativo y el Archivo electrónico único para conseguir la eficiencia y agilidad en la Administración Pública.
  3. Transparencia: Accesibilidad a documentos de archivos permitirá a la sociedad conocer, con detalle, la información que necesiten. Se eliminan las trabas burocráticas de antaño.
  4. Interoperabilidad de la mano del ENI (Esquema Nacional de Interoperabilidad), que busca la compatibilidad, accesibilidad, disponibilidad y facilidad de acceso y compartición de documentos, más allá de las fronteras entre países o las tecnológicas marcadas por estándares diferentes.
  5. Multidisciplinaridad en la formación de las personas que integran el equipo de los archivos. Perfiles diferentes trabajando al unísono para lograr la máxima eficiencia.
  6. Preservación en el largo plazo: millones de documentos digitales y/o digitalizados demandan accesibilidad y sistemas que salvaguarden su seguridad, de cara a poder garantizar la memoria histórica.

 

 

Además, los archiveros tienen un nuevo rol en el que se enfrentan a esta realidad cambiante. Para alcanzar el éxito de este noble desafío, se vuelve imprescindible:

  1. Formar e integrar equipos interdisciplinares y transversales como archiveros, informáticos, conservadores o técnicos.
  2. Conocer y optimizar nuevos conocimientos como el procesamiento y el  análisis de datos  para apoyar a las decisiones de valoración, arreglo y descripción, preservación y acceso; o potenciar la investigación en archivística y sobre fondos de archivo.

 

Retos de la administración electrónica

Por su parte, la Administración Pública también tiene ante sí una numerosa y ambiciosa lista de retos, de los que hablamos hace unas semanas:

El paradigma derivado del nuevo Reglamento de la Administración Electrónica

 

No sería de recibo no reconocer y poner en valor la importancia de la labor y esfuerzo de archivos y archiveros en relación a la preservación de la memoria histórica, el acceso universal a la cultura y la transparencia. Los retos son numerosos pero más los beneficios que se pueden conseguir bien merecen el esfuerzo.